Balance del Responsable de las Jornadas: José Valdivieso

.

Septiembre de 2.008

.

Hace medio año, un miembro del PSOE, cuando me justificaba su oposición a que Melilla incrementase sus competencias, acabó desvelándome por qué verdaderamente se niegan a ello: Imagínate tú que el moro llegue a ganar algún día las elecciones y llegase a tener todas las competencias que una Comunidad.

¿Cómo? ¿Perdona? Un melillense, un voto, y quien decidan los melillenses que ha de gobernar, que gobierne ¡Es la democracia! ¡Tú no te puedes negar a nuestra equiparación competencial con el resto de España por-que tengas miedo a que otra formación política pueda llegar a ganar las elecciones algún día!

Esta fobia que procesan los socialistas hacia los melillenses que “no son españoles de toda la vida”, les impide comprender que aquí no hay ciudadanos de primera y de segunda, y esto ha quedado demostrado con el cuestionamiento de la españolidad del Consejero de Presidencia por parte de Dionisio Muñoz. Se le escapó en voz alta lo que pensaba y por fin ha quedado probado públicamente el desprecio y el miedo que manifiestan hacia todo melillense que no se apellide Pérez, García o López.

El PSOE se opone a que elevemos el nivel competencial de la ciudad por el temor que tienen a que Aberchán pueda llegar a ser algún día Presidente de Melilla con mayoría absoluta y se le vaya la cabeza. Y es este pánico que le tienen y sus ansias de llegar al poder, lo que no les permite ver el nivel de sinvergüencería política en el que han caído al aliarse con los que tanto odian.

Pero el PSOE no solo es contrario a que aumentemos nuestras competencias, sino que también rechaza nuestra conversión en Comunidad Autónoma. Para evitar roces diplomáticos con nuestro vecino del sur, los socia-listas hasta se niegan a la simple propuesta de cambiar la denominación de “Ciudad” por la de “Comunidad”, ya que Marruecos se opone a ello debido a que supondría un refuerzo del estatus jurídico de Melilla al producirse nuestra plena integración en el Estado Autonómico.

Ha llegado el momento de ser claros y dejarnos de ambigüedades. Si se nos impide alcanzar nuestros derechos constitucionales, si no somos Comunidad Autónoma, es porque Marruecos no quiere, y porque el Partido Socialista le ha hecho y le está haciendo el juego.

Ya está bien ¿Cuánto tiempo más hemos de aguantar? El Presidente Imbroda por fin ha dicho lo que todos sabían y todos callaban, y ha reconocido públicamente que Jordi Sevilla, cuando estaba al frente del Ministerio de Administraciones Públicas, le confesó que Melilla no es Comunidad “porque Marruecos no quiere”.

Animo a todos los que sepan informaciones, como la desvelada por Imbroda, sobre la verdadera razón por la que Melilla no es Comunidad Autónoma, a echarle narices y que digan las cosas con nombres y apellidos. Así conseguiremos que el PSOE no pueda seguir negándonos nuestros derechos excusándose en estupideces.

Yo quiero hacer mi pequeña contribución a la causa autonomista recordando a todos los melillenses extractos de las intervenciones públicas que realizaron hace un año dos de los conferenciantes que participaron en las Jornadas sobre el Estatuto de Melilla que organizamos desde la Asociación Melillense de Estudiantes Universitarios.

El primero de ellos fue pronunciado por el Ex–Presidente Ignacio Velázquez cuando recordaba la larga negociación estatutaria con los socialistas: Cuando ya estaba casi consensuado totalmente el estatuto, a mí se me ocurrió recordar que por qué no se volvía a incluir a Chafarinas y Alhucemas dentro del territorio municipal. Las caras de sorpresa y preocupación fueron inmediata, se produjo un clamoroso silencio en el despacho ministerial y alguien respondió ¿Tú es que estás empeñado en declarar la guerra a Marruecos?

¡Sin comentarios! Que cada uno juzgue si todo lo que afirmé previamente no queda probado gracias a las revelaciones de Velázquez. Pero bueno, para que no que-de ningún tipo de dudas, citaré 5 extractos de la intervención de otro de los ponentes, Dionisio García Flórez (Doctor en RR.II, director de la revista Fuerzas Armadas del Mundo, autor del libro Ceuta y Melilla, cuestión de Estado…), durante las Jornadas. Estos son:

  1. Contrariamente a lo que mucha gente desde el Gobierno y desde los partidos políticos han intentando machacarnos con que Marruecos no ha tenido nada que ver en la elaboración de los Estatutos de Autonomía de Ceuta y Melilla, yo debo decir que eso no es así. No es casualidad que se aprobaran 15 años después de que se cerrara el mapa autonómico en el resto de España. Marruecos ha tenido mucho que ver, tanto directa, como indirectamente.
  2. El PSOE, sin saber explicar muy bien, se negó en redondo a que Ceuta y Melilla tuvieran la calificación de Comunidades Autónomas aduciendo para ello ideas muy peregrinas… Lo que no se decía, naturalmente, es que a Marruecos no le gustaba nada que dichas ciudades se integraran plenamente en el mapa territorial español y por lo tanto no quedara ninguna cuña donde Marruecos pudiera decir que Ceuta y Melilla son diferentes al resto de España…
  3. A mí no me cabe duda que cualquier borrador de los futuros Estatutos de Ceuta y Melilla serán enviados a Exteriores y que, por un cauce u otro, serán consultados con el Gobierno Marroquí.
  4. Ceuta y Melilla han dejado de ganar mucho nivel de bienestar por contentar a Marruecos. Lo más importante es el futuro de Ceuta, Melilla y de sus habitantes. No se puede empañar el futuro de ambas ciudades por miedo a molestar al vecino de al lado, como lamentablemente se ha hecho en múltiples ocasiones.
  5. La oposición de Marruecos puede suponer un parón en el desarrollo de Ceuta y Melilla. Que a nadie le quepa duda que Marruecos va a influir de una manera u otra, ya sea a través de presiones políticas, económicas, de manifestaciones o declaraciones de buenos o malos modos… van a influir. Pero nuestra diplomacia, yo creo que está lo suficientemente consolidada para que los estatutos de Autonomía de Ceuta y Melilla, que yo espero que puedan incluir el título de Comunidad Autónoma, puedan ser aprobados sin que nuestras relaciones con Marruecos se vean dañadas.

Tras todo lo expuesto, creo que es más que patente que si a día de hoy no somos Comunidad Autónoma, ni hemos alcanzado todos los derechos que a Melilla le corresponden, es porque Marruecos no quiere y porque el PSOE teme a la mitad de los melillenses. Pero ha llegado el momento de que el miedo que los socialistas tienen a la población melillense de religión musulmana no pueda seguir suponiendo un obstáculo para que nuestra ciudad sea Comunidad Autónoma.

Por todo ello es muy importante el anuncio del Presidente Imbroda sobre la predisposición del Partido Popular, y del Gobierno de la Ciudad, de aprobar la propuesta de reforma estatutaria que Coalición por Melilla presentó.

El borrador de nuevo Estatuto elaborado por CpM, es muy básico, no recoge todos los derechos ni competencias que legítimamente le corresponden a Melilla y de los que injustamente carecemos. Pero aún así, en caso de que se aprobase, sería un gran paso para la equiparación de nuestra ciudad con el resto de España.

El Presidente Imbroda ha movido ficha, ahora le toca a CpM y al PSOE. A Aberchán no le queda más remedio que votar a favor del borrador que el mismo elaboró, si no, a ver cómo se lo explica a la ciudadanía melillense. El PSOE, visto su historial, dudo que lo apoye, pero esa actitud pondría de manifiesto la incoherencia del pacto suscrito con CpM y cómo son capaces de presentarse a unas elecciones generales con quién sea con tal de tratar de hacerse con el poder.

Por ello, si los partidos firmantes del pacto del todo vale con tal de llegar a sentarme en el sillón, no votan a favor de la propuesta cepemista, definitivamente se les verá el plumero. En cambio, si la inteligente jugada orquestada por Imbroda finalmente se saldara con el apoyo de la oposición, por fin podremos decir que, en Melilla, por fin habrá desaparecido “el miedo al moro”.

.

Anuncios