José Valdivieso: «El pago de las matrículas universitarias nos hace más iguales a todos los jóvenes»

Publicado: 26 noviembre, 2007 en 1 - Noticias sobre la Asociación

El presidente de la Asociación Melillense de Estudiantes Universitarios (AMEU), José Valdivieso, repasó en el programa ‘El Anzuelo’ de la Cadena Cope la actualidad estudiantil y los problemas que más preocupan a los jóvenes actuales. 

Entre otras cosas, Valdivieso aseguró: «Era una medida que a nadie se le había ocurrido, es como si los sindicatos pidieran un salario mínimo de 600 euros y se aprobara su duplicación». «Antes, el joven era más idealista, estaba más preocupado por su entorno».

PINCHE AQUÍ PARA PODER LEER EL REPORTAJE QUE RECOGE EL “DIARIO SUR” AL RESPECTO.

¿Qué le parece que la Ciudad pague las matrículas universitarias?

Es una iniciativa estupenda. Por poner un símil, es como si los sindicatos pidieran un salario base de 600 euros y, de pronto, éste fuera duplicado, lo que sería un éxito abrumador. Aquí ocurre igual, ya que a nadie se le había ocurrido una petición de este calibre, teniendo en cuenta que la Ciudad Autónoma no tiene las competencias siquiera en la Educación Infantil o Secundaría, menos aún en la universitaria.

¿Qué puede suponer eso para los estudiantes universitarios?
Para los alumnos, que gastan una media de 700 euros cada curso, recibir una ayuda de la Ciudad supone que su familia soporte de forma más ligera la inversión en educación. La acción es muy positiva también por que no va en función de la renta, como las becas del Ministerio de Educación y Ciencia donde, en ocasiones, se margina a un sector de la población por sobrepasar el umbral de ingresos en 50 euros. Al no estipularse ningún requisito económico la medida se asegura que va a llegar a todo el mundo. También creo que hace más iguales a todos los jóvenes. Algunos pueden contar con recursos familiares pero, hay padres que, de alguna manera, son ‘de la cofradía del puño’ y tienen que buscarse un trabajo, lo que afecta a su rendimiento escolar. La situación ahora va a permitir que quien no estudie es porque no quiere.

Usted da la gracias en ‘El Vocero Universitario’ por que no se les ve como simples números, ¿Por qué?
Todos los gobiernos se han quedado siempre en el dato de si aumentan el número de becas en tal o cual cantidad, olvidando otros aspectos más importantes. Cuántas veces conocemos compañeros, cuyos padres tienen dos casas, que figuran como propietarios para no pasar el requisito mínimo establecido por el ministerio, a pesar de que sus padres estén ‘forrados’. Si nos basamos sólo en cifras, todo puede ser muy injusto, así habrá alguien que viva del cuento a costa del Estado, perjudicando a gente que realmente necesita la ayuda, y no le llega. Si nos basamos sólo en números hemos aumentado las becas en 20.000, pero habría que preguntarse si ha sido de una forma justa o solidaria. Lo más efectivo es mirar las notas, el esfuerzo personal… no decir para ganar unas elecciones que ‘voy a pagar a todo el mundo la matrícula universitaria’. Hay que dar a la medida un carácter responsable, no puede alguien matricularse seis veces de la misma asignatura y que lo pague la administración.

¿Ustedes querían que se pagaran todas las carreras?
En un principio, pedíamos que la media fuera para todos los melillenses, estudien aquí o en la península. Planteamos al presidente Imbroda que igual que una persona que estudia Magisterio en Melilla puede acceder a las ayudas, también pudiera hacerlo si lo hace en Madrid o Granada. Aquí entran las explicaciones del esfuerzo económico que supone mantener un campus y que hay que luchar por que los estudiantes se queden en Melilla, no perjudicando a nadie pero si premiando al que se queda. Nos gustaría que fuese para todo el mundo, pero entendemos que se hace por una vocación de ciudad.

¿Cree que los jóvenes se están aburguesando? ¿Arriesgan menos?
Antes los jóvenes eran más idealistas, estaban más preocupados por el entorno en el que vivían, y ahora vemos que muchos de ellos, no todos, se quejan de los problemas pero no hacen nada por buscar soluciones y ‘pasan’ de votar. Si uno no ofrece alternativas, no puede lamentarse sin más. Hay que luchar y protestar hasta por los piojos que hay en el barco.

¿Le han propuesto formar parte de algún partido político?
Sí, me pidieron desde una formación que me uniera a ellos, pero no puedo hacerlo. Cada uno de los tres partidos con fuerte implantación en la ciudad trabaja con seriedad en su campo. Lo que más me mueve es el tema universitario y el autonómico, por eso no quiero arrimarme a alguien que me evite decir lo que realmente pienso. Podré conseguir menos cosas, pero mantengo la independencia.

¿Cuáles son los tres problemas que cree que más preocupan al joven melillense?
En mi opinión, hay que hablar de la falta de empleo, la españolidad de la ciudad y alcanzar una vida digna. Con este último punto me refiero a la falta de conciertos musicales y la escasa oferta lúdica y cultural. En la península tienen la ventaja de las comunicaciones más cercanas, por lo que pido que se estudie una cláusula de aislamiento. Así, creo que no se puede establacer la misma bonificación al transporte que a los canarios o los ceutíes, que están a media hora de la península.

Los comentarios están cerrados.